Tema

Artículos recientes

AARTI IBIZA entrevista a Leonor Martorell, Directora Drala Gestalt

Entrevista a Leonor Martorell,  Directora de Drala Gestalt Escuela Integrativa

1.- Hola Leonor, ¿podrías darnos unas pinceladas generales sobre tí?

¡Qué difícil!!  He sido una buscadora inquieta con muchas ganas de aprender y seguir desarrollándome como persona, buscando lo que me hace feliz, con una clara intención de aportar un granito de arena para un mundo mejor.

2.- Dinos, Leonor, desde siempre te ha llamado las Humanidades. Eres psicóloga licenciada, ¿por qué decidiste estudiar esta carrera?

Me interesan las personas y sus relaciones;  acompañarlas para que puedan salir del sufrimiento.

3.- ¿Cómo aparece la Terapia Gestalt en tu vida?

Hace más 35 años asistí a unos talleres vivenciales en la universidad y me gustó tanto que me inscribí en un centro humanista en Barcelona, el origen del primer grupo  de gestaltistas en la ciudad.

4.- Nos puedes explicar brevemente, para aquellos que no lo sepan, ¿qué es la terapia Gestalt?

Es una técnica humanista para el desarrollo de la persona, a través del contacto con uno mismo y con sus necesidades – a nivel corporal emocional como mental-  y que mejora el contacto con los demás,  de una forma más auténtica y sincera.

5.- Has podido conocer a Claudio Naranjo (uno de los pioneros y máximo referente en la psicología transpersonal) en persona y trabajar mano a mano con él. ¿Cómo fue esa experiencia?

Conocí a Claudio hace más de 30 años, en sus inicios de venir a España, cuando hacía los SATs a grupos pequeños de  terapeutas gestálticos. Humilde y muy sabio; generoso y siempre disponible para hablar de nuestras inquietudes; siempre encontraba el momento, ya fuera en su habitación o en su descanso. Desde entonces, sigue siendo un maestro para mí.

6.- ¿Qué te aporta, Leonor, la terapia Gestalt, que decides hacer de esta terapia tu profesión y entregarte a ello?

Me siento útil en actitud de servicio, provoca cambios profundos. A mí me sirvió y veo que a la gente le sirve.

7.- Creas junto a tu equipo el primer centro de terapia Gestalt “Aula Gestalt” de Barcelona.  ¿con qué objetivo? 

Entré a formar parte del equipo  del primer centro de Gestalt en Barcelona y más tarde, nos asociamos creando Aula Gestalt, donde estuve 22 años.

8.- También eres la impulsora de programas de meditacion especificos para niños y adolescentes. ¿Nos puedes contar cómo lo hiciste?

Todo empieza con el inicio de mi camino espiritual, siendo estudiante de un lama tibetano.  En los retiros internacionales también  había un programa específico para niños. Pero para los niños españoles, el problema era el idioma con lo que traer el programa a España formando a instructores españoles, lo que permitió acercar ambos mundos.

9.- Siendo madre y educando a tus hijos en base a la “filosofía” Gestalt, ¿en qué ayuda, cómo afecta a la educación de un niño@?

Aunque ser padre no es fácil, les hemos permitido sus emociones, ayudarles a que expresen y que tengan valores humanos.

10.- La parte física también tiene un papel muy importante en la Terapia Gestalt, ¿no es así?

Lo corporal me apasiona: tenemos un registro corporal en nuestras tensiones musculares, dolores, es nuestra historia congelada. El cuerpo nos ancla a un estado de ánimo, a una forma de ir por la vida que cuando nos trabajamos, salimos de automatismos que nos hacen daño.

11.- Actualmente, eres la Directora-Fundadora de Drala Gestalt Escuela Integrativa Barcelona/Ibiza. ¿Qué nos ofrece la escuela?

Empecé en Barcelona y desde hace ya un tiempo, en Ibiza. La misión es acercar la Terapia Gestalt al mundo, con lo que formamos a futuros terapeutas Gestalt. Ofrecemos talleres gratuitos para que la gente pueda acceder y conocer este trabajo y a diferentes profesionales.

12.- ¿En qué consiste la formación en Terapia Gestalt? 

En un trabajo de autoconocimiento y que ayuda a desarrollar nuestras potencialidades, dándonos herramientas también para trabajar con otros, con un contacto más de humano a humano. No es exclusivo para terapeutas, sino para todo el que quiera desarrollarse a través del autoconocimiento, para profesionales de ayuda o relacionados con personas – médicos, profesores, masajistas etc.

13.- Qué otros servicios ofrecéis en Drala Escuela Integrativa? 

Terapia individual y terapia de pareja, de familias, trabajos de eneagrama y supervisión de profesionales de la relación de ayuda …

14.- Un punto muy importante es la supervisión que hacéis entre los terapeutas.

Si claro, para mí si queremos hacer una buena música tenemos que estar bien afinados y mejorar nuestro trabajo.

15.- ¿Tu mayor defecto y virtud?

Mi peor defecto es mi perfeccionismo y exigencia. Mi virtud que sí creo en algo me pongo a tope, me entrego,  pongo toda mi pasión y soy incansable.

Ahora nuestro juego de palabras. Di lo primero que te venga a la mente:

Palabra – plenitud

Cuerpo – bienestar

Patrón – arcaico

Emoción – alegría

Padre – bondad

Árbol – manzana

Discutir – conflicto

Mentira – máscara

Pareja – compañero de viaje

Sanación – felicidad

 

Muchas gracias Leonor por esta oportunidad de conversar contigo. Tienes un recorrido muy extenso e interesante.

Muchas gracias Helena y gracias a tu trabajo. Tu proyecto es lindo, tu revista y lo que divulgas, más conciencia y salud.

Visita la revista directarmente y accede al original:

http://aartiibiza.blogspot.com/2019/04/aarti-88-mayo-2019.html

 

 

¿Cuándo consigo cambios fundamentales en mi vida?

Meditación

Consigo cambios fundamentales en mi vida en muchas circunstancias y con mayor o menor esfuerzo. A través de la terapia gestalt, puedo tomar consciencia y responsabilidad del proceso:

Cuando soy honest@ conmigo mism@ sobre mis capacidades y limitaciones. La honestidad propia me permite ser un adulto cuando acepto que hay ciertas áreas en mi vida que requieren cambios y mejorías. También cuando comprendo que existen situaciones que están fuera de mi control.

Cuando expreso mis emociones. Reír, llorar, la tristeza e incluso la rabia son emociones saludables. Me conozco, y las manejo como un adulto en situaciones complicadas: al solicitar terapia profesional; al usar técnicas de concentración e incluyendo el ejercicio y la meditación.

Cuando me hago responsable de mis acciones en un esfuerzo de ser un adulto responsable. Entonces las disculpas y los errores se convierten en señales de fortaleza. Aprendo de los errores que cometo y no culpo a los otros, sino que reconozco mi parte de responsabilidad.

Cuando cuido de mi. Reconozco qué es mejor para mi bienestar físico y mental. El autocuidado básico, como una buena dieta y ejercicio, muestra respeto propio y responsabilidad, así como elegir relaciones estables.

Cuando soy yo mism@ y me mantengo abiert@ al cambio. A algunas personas no les importa lo que otros piensan, mientras otros tienen una perspectiva más conformista. Muchos adultos caen en alguna categoría intermedia, en la que cada extremo es para compensar tanto inseguridad como inmadurez. Para ser un adulto, aprende a estar cómodo en tu propia piel, tomar tus propias decisiones, depender de ti mismo y no temer al progreso personal.

La vida es un largo proceso de crecimiento que a veces necesita acompañamiento. Se trata de encontrar un equilibrio entre nuestro niñ@ interior y el adulto.

La Terapia y la Formación Gestalt ayuda a fortalecerse durante el proceso, y ver qué parcelas de tu vida precisan especial atención.  Se trata de un acompañamiento en el proceso de autoconocimiento, proporcionando herramientas para uno mismo y a través del trabajo con otros. Siempre es positivo y enriquecedor una orientación profesional que facilita un proceso de cambio que armoniza una evolución física, corporal, emocional y mental.

Leonor Martorell
Psicóloga y Terapeuta Psicocorporal y Terapeuta Gestalt
Certificada por la AETG

Dña PERMISOS Y D. PERFECTO: SOBRE LA AUTOINDULGENCIA.

 REFLEXIONES SOBRE LA AUTOINDULGENCIA

 La autoindulgencia es una Señora muy Señora, voluptuosa, sensual. Le encanta brillar y lucirse por todos los lugares de moda vestida de múltiples trajes, mirando al mundo como si le importara poco. Piensa que nada vale la pena si uno tiene que esforzarse dado que la vida es para disfrutarla, utiliza miles de excusas para conseguirlo: no tengo ganas, he de descansar porque mañana trabajo, ahora no me concentro, es muy tarde, estoy baja de ánimo…,  también se puede distraer en múltiples actividades con tal de demorar lo que realmente tiene que  hacer.

Cuando aparece esta Sra., surge una voz aliada: ¿por qué te enredas? ¡no te castigues! ¿vale la pena? ¿por qué no abandonas? ¿por qué siempre te complicas la vida en vez de disfrutarla?¿estas seguro?, ¿Esforzarse, invertir? ¡oh no, suena fatal!… es una  parte de la personalidad  del individuo que incita a la persona al placer. Esta voz le hace dudar continuamente de su deseo o propósito dándose un permiso tras otro, posponiendo y retrasando la tarea. Es lo que en Gestalt llamamos “perro de abajo”, no quiere leyes, normas o restricciones que le corten el rollo, prefiere estar solo en el goce.

Sin embargo, entre susurros se escucha “tendrías…, deberías….” entonces, ¿por qué si es tan placentera la Señora, la persona está aún intranquila y ansiosa?, ¿qué hay detrás de esa figura, qué hay en el fondo de ella?. Está muy escondido pero lo veo, es una especie de gran perro con unas fauces feroces. No le identifico bien porque su cara se va transformando en diferentes personajes: de juez, de tirano, de jefe, de mi padre…Es el segundo  personaje de nuestro cuento, el Sr. Don Debería, y que en Gestalt denominamos perro de arriba, quien acusa, regaña y promete recompensas que nunca llegan, porque nunca se siente satisfecho.

En esta historia se encarga de poner metas muy altas, imposibles de alcanzar, que llevan a la exigencia de que todo ha de ser perfecto, que deslumbre. Así claro, ¿quién no se desanima y no siente desaliento?. Ahí es cuando nuestra Sra. interviene reaccionando ante tal nivel de demanda. 

En la realidad, este enfrentamiento interno tiene un precio: precisamente aquello que uno quería hacer muy bien, con mucho éxito y logro, no lo consigue. ¿No será que cuanto más deseo hay también hay más miedo a fracasar?. Uno se va sintiendo incapaz, impotente, cada vez parece más difícil, más imposible, más inalcanzable. Poco a poco se va hundiendo: eres un desastre, para eso no sirves, no eres capaz,  no te esfuerzas…Cada individuo utiliza diferentes términos, dependiendo de los mensajes que haya escuchado y tragado en su infancia, principalmente de los padres, utilizados ahora por Don Debería para castigar echando más leña al fuego de la propia autoestima. Y así llega la evitación y el bloqueo de la persona: no quiero, no puedo, no puedo , no quiero…,  se repite la tonadilla una y otra vez.

Uno se va creyendo que es autoindulgente y que no tiene voluntad en ningún aspecto de su vida. Pero, lo que en realidad ocurre en esta situación, es la reacción defensiva y evitativa de la angustia producida por un exagerado nivel de exigencia. ¿Cuántas personas habrán dejado estudios, proyectos o ilusiones no porque realmente no pudieran, sino porque la autoexigencia o el perfeccionismo les ha jugado una mala pasada al aferrarse a un ideal imaginario imposible de alcanzar?. De hecho, en este conflicto, de forma más o menos consciente se sufre por no poder alcanzar el ideal, al haberse creado una autoimagen desajustada con la realidad. Muchas veces, por necesidad de equilibrio interno, cuanto más autoexigente es una persona, más autoindulgente es en otros aspectos de su vida, dado que NIambos aspectos suelen aparecer  en la misma proporción.

Pero escuchen la gran trampa, el diccionario define la indulgencia como: blando de condición, que permite y disimula demasiado pero, también como facilidad para perdonar, disculpar los errores y las faltas. Si la autoindulgencia también es disculpar y perdonar, en la situación que se está describiendo, demasiada es mala, ya que la persona se queda en la comodidad , en el no esfuerzo y no se arriesga en conseguir su deseo. Pero una cierta dosis, si es realmente buena y necesaria , porque permite que las partes opuestas/ separadas de la persona se escuchen y suelten la necesidad de control, paso necesario para una posible integración y unificación posterior que aumenta el potencial de la persona.

Qué distinto hubiera sido si, en esta situación con tanto perfeccionismo, en vez de quedarse en el -no puedo- y en el-no hacer-, usando la indulgencia en el sentido de facilidad para perdonar, disculpar los errores y las faltas se hubiera intentado desde el apoyo y el refuerzo, tal y como hacemos con nuestros hijos cuando aprenden. Entonces ¿por qué no hacer lo mismo con nuestro niño dolido? ya que, detrás de ese niño rebelde, hay un niño exigido y castigado. Aunque no se alcance el ideal imaginado, en cambio, se materializa la acción junto a la satisfacción de haberlo intentado. De esta manera, se crea un adulto capaz, que tiene la fuerza para llevar su vida y sus actividades, entregarse a la vida y sabe renunciar a lo que esta más allá de su propio potencial.

Leonor Martorell

2001

 

Gestalt el camino de la transformación

La Gestalt

Gestalt: nuestro proceso personal

Desde el Gestalt, en nuestro proceso de maduración personal desde niños hemos tenido que adaptarnos al entorno familiar, social, cultural,… . Cada uno de nosotros ha utilizado una estrategia adaptativa básica y nuclear. A esto lo denominamos carácter, y es del que derivan muchas afirmaciones y creencias. Este carácter se va generando en la infancia.  A pesar en aquel momento fue útil e incluso vital para nuestra supervivencia, de adultos se puede volver contra nosotros. Y nos provoca malestar y sufrimiento.

Un camino lento y constante

A pesar de que nuestro entorno actual ha cambiado, gran parte de estas afirmaciones y creencias del pasado siguen condicionándonos e influyendo. Limitando nuestra gama de respuestas adaptativas al entorno. Sufrimos por no saber dar la respuesta adecuada a las exigencias de cada situación. No funcionamos con una versión actualizada de nuestro carácter, de nosotros mismos.

En este proceso de actualización y reencuentro con nosotros es donde la terapia gestalt nos puede ayudar enormemente. Básicamente, la gestalt es un viaje hacia uno mismo. Un proceso de reconexión con lo más profundo. Y  desde ahí podremos conectar con nuestras necesidades más genuinas y dirigirnos a satisfacerlas.

Los tres pilares de la Gestalt

En este sentido en enfoque gestáltico, se centra en tres pilares fundamentales, el aquí ahora, la conciencia y la responsabilidad: lo que nos sucede en el momento presente, darnos cuenta de todas nuestras percepciones y hacernos cargo de lo que nos sucede. Combinando estos tres aspectos favorecemos el desarrollo de nuestro potencial más humano.

Tanto en su dimensión individual como grupal, y en función de las necesidades de cada persona, la terapia gestalt nos ayuda en la búsqueda del bienestar. Facilita la conciencia de donde estamos y cómo hemos llegado ahí; nos devuelve nuestra capacidad de elegir y nos arraiga en lo importante del momento. La terapia gestalt nos conduce a encontrar soluciones nuevas a problemas antiguos. Conocernos mejor y recobrar la creatividad innata como parte de la maduración personal.

En Drala Gestalt, somos psicólogos y gestaltistas que estamos comprometidos con el acompañamiento de personas en la búsqueda de su felicidad. Nuestra formación implica un proceso de autoconocimiento personal profundo, te dediques o no posteriormente a acompañar a otros. Ser un buen terapeuta gestalt implica ser una buena persona, formamos personas no solo terapeutas. Somos colaboradores directos y seguidores de Claudio Naranjo, que es nuestra fuente de aprendizaje e inspiración desde hace más de 25 años.

Paz, confianza, seguridad, serenidad,… todo está en nosotros, simplemente hay que saber buscarlo, ¡¡¡date una oportunidad de encontrarlo y fórmate como persona y como terapeuta gestalt!!! te lo mereces. Solicita una entrevista gratuita.

Leonor Martorell

Psicóloga, terapeuta psicocorporal y Gestalt

Si crees que precisas ayuda puedes contactar con nosotros y te ayudaremos

La meditación y el proceso terapéutico. Reflexiones

Meditación

Efectos de la práctica de la meditación sobre el proceso terapéutico

Actualmente hay un auge en el uso de la meditación en muchas de las corrientes terapéuticas en Occidente. Incluso hay nuevas formas de terapia que enfocan el proceso terapéutico específicamente en torno a la meditación. Por ejemplo la “Terapia cognitiva basada en mindfulness” (Mindfulness based cognitive therapy). También en las corrientes terapéuticas más cercanas a los autores como la Gestalt y en la Biogestalt. En estas se pone especial énfasis en la práctica de la meditación. Por ejemplo, el Dr. Antonio Asín llama a la meditación “La terapia por excelencia”.

Y hay innumerables tipos de meditación. De hecho se dice que el Buda enseñó 84,000 métodos diferentes. Básicamente se pueden clasificar en dos tipos. La meditación shamatha (morar en calma) y la meditación vipashyana (visión clara). En los últimos 20 años se ha estado investigando la meditación, especialmente la meditación shamatha, en universidades de todo el mundo, y se ha demostrado el efecto positivo que tiene sobre el cerebro y sobre la percepción de la realidad.

Entonces, ¿qué efecto tiene la meditación en el proceso terapéutico?

Para explicar esto podemos empezar por uno de los principios básicos de la meditación, que es el cultivar la atención. El aumentar la capacidad de atención de la persona, reduciendo la tendencia a la distracción, tiene ventajas obvias para el proceso terapéutico. Por ejemplo, el eje central de la terapia es la auto-observación, la observación de lo que me está sucediendo, cómo me siento, que pensamientos surgen en mi mente. También se enfatiza la reflexión, el análisis. En ambos casos, la introspección aumenta de calidad cuando la persona tiene la capacidad de permanecer atento de forma continua, permitiendo un trabajo mucho más revelador que el que se consigue si la persona tiene más tendencia a distraerse de sus procesos internos.

La consciencia vigilante

En segundo lugar, otro aspecto de la meditación es lo que se llama “la consciencia vigilante”. Esto hace referencia a una cualidad supervisora de la mente, algo así como una visión panorámica de los procesos y contenidos mentales. La consecuencia de cultivar la consciencia vigilante es que a pesar de que surjan pensamientos o emociones, éstos no nos distraen, sino que podemos seguir estando presentes ante los pensamientos y emociones que surgen. Esto también tiene una importancia vital para el proceso terapéutico porque la persona logra mantener una visión panorámica de su mundo externo y su mundo interno simultáneamente. El poder mantener la atención en lo externo y lo interno a la vez permite una comprensión de la relación causa y efecto entre estímulo externo y la reacción interna, ¿Cómo estoy respondiendo yo ante el mundo que percibo? Esto es un elemento crucial del proceso terapéutico.

Espaciosidad, o el espacio mental

Y en tercer lugar, otra cualidad que se cultiva en la meditación es la espaciosidad, o el espacio mental. Esta cualidad quizás es la más difícil de explicar. A grandes rasgos está relacionada con una actitud mental en la que uno no se aferra a los pensamientos y emociones que surgen durante la práctica, se cultiva la actitud de no-juicio, se le da permiso a que los pensamientos surjan y se disuelvan, sin nosotros aferrarnos a ellos y por lo tanto tampoco nos aferramos a las historias que puedan traer consigo. El resultado de esto es que nos volvemos menos reactivos ante los contenidos mentales, hay menos mecanicidad, logramos poder observar sin dejarnos llevar, o distraer y de esta forma podemos profundizar más. Además, en la vida cotidiana esto nos permite tener más tiempo para decidir cómo actuar. Esta reducción de la automaticidad de reacción ante los contenidos mentales es importantísimo a la hora de aprender a lidiar con nuestros pensamientos y emociones.

Conclusiones

Esto ha sido una pequeña introducción a los efectos de la meditación sobre el proceso terapéutico. También es importante recordar que la meditación, si bien puede ser un apoyo, no es un sustituto para la persona que está en proceso terapéutico. Lo que sí podemos afirmar
es que la meditación es un camino corto para llegar a uno mismo, a un estado de bienestar, alegría y serenidad, aunque claro está que no siempre es fácil, requiere de paciencia y de perseverancia. En cualquier caso, tal como dice el maestro Sogyal Rimpoché: “El regalo de
aprender a meditar es el mayor regalo que te puedas dar en esta vida.”

Remedios García Lorente – Psicóloga General Sanitaria y Terapeuta Gestalt
Miguel Oramas Thurstun – Terapeuta Biogestalt, Instructor de Meditación, Biólogo y Sociólogo

migueloramas.wordpress.com

Si crees que precisas ayuda puedes contactar con nosotros y te ayudaremos

El Amor. Reflexiones sobre los tipos de amor

sobre el amor

El buen amor

He aprendido mucho de Claudio Naranjo acerca del Amor en sus enseñanzas. Una de sus propuestas consiste en observar la fórmula interna que cada uno de nosotros posee sobre el amor. Esa fórmula está compuesta por tres tipos de amor, y, de su balance y calidad depende el buen amor interno. Veamos con detalle los tres tipos de amor.

Hay uno que tiene que ver con la idea de la madre, un amor que tiene que ver con la idea del padre y uno que tiene que ver con la idea del hijo.  En primer lugar podemos hablar del compasivo, el de madre. Y éste tiene que ver con la generosidad y la empatía. Sería el amor vinculado a la amistad.

Por otro lado, también podemos hablar del admirativo, que es el del padre, que se da cuando admiramos a alguien. Es una referencia al amor a lo ideal. Valoramos y reconocemos al otro.  Poder ver que hay algo mas grande que nosotros.

Por último, el erótico, que corresponde a la figura del hijo, representa el disfrute, el placer. Este sería el vinculado a la sexualidad.

Entre estos tres tipos de amores, todos tenemos una determinada fórmula dentro de nosotros. La salud y la plenitud de la vida amorosa se dan en relación con el equilibrio entre nuestros tres amores.

Algunos tienen mucho erótico, y poca compasión. Otros tienen mucho amor a lo divino o devocional  y poco amor erótico. Puede ser también, que cuando alguno de nuestros amores falta o no está desarrollado, lo tratamos de compensar a través de búsquedas  imposibles.

Entonces,  el buen amor consiste en unos buenos ingredientes y en una fórmula equilibrada. Y claro está, todas las fórmulas del amor están relacionadas íntimamente con el carácter. Por lo que el conocimiento y composición de nuestro propio amor puede ser de gran potencial conocimiento de nuestra personalidad.

Observando cómo estamos nivelados podemos desarrollar la expresión de nuestro potencial amoroso y buscar una manera de distinta de “amarnos” y amar al otro de una manera más sana. Distintas experiencias, influencias y tareas se pueden realizar para equilibrarnos. Si estás interesado en conocerlas, puedes contactar con nosotros y te acompañaremos en el proceso. Entretanto te dejamos un ejercicio como inicio del proceso:

Observa cómo se dan esos amores dentro de ti. ¿Cuánto de ello crees que puede tener que ver con tu carácter? ¿Cómo crees que puedes trabajar en el desarrollo del que crees tener más escaso?

Si crees que precisas ayuda puedes contactar con nosotros y te ayudaremos

Drala Gestalt es un Escuela de Formación Gestalt presente en Barcelona e Ibiza y avalada por la AETG desde 2006.

Adicciones y Duelos. Entrevista a Lluís Camino Vallhonrat

adicciones

¿Qué se entiende por adicciones?

En primer lugar deberíamos hablar de la diferencia que hay entre consumo, el abuso y la dependencia. Las fronteras entre los tres conceptos son muy finas. Podríamos considerar consumo cuando se consume cantidad muy moderada dentro de un contexto concreto de manera muy puntual, el abuso por ejemplo, es cuando tú no tienes adicción al alcohol pero un día te emborrachas, en la dependencia sin embargo tenemos la dependencia psicológica y la dependencia física. Eso serían las adicciones.

La dependencia física es la que conocemos todos de un adicto que cuando no puede consumir tiene un síndrome de abstinencia, en cambio en la dependencia psicológica es mucho más difícil de diferenciar con el hábito, un hábito por ejemplo es la persona que se bebe dos vasitos de vino cada fin de semana en las comidas, esto es un hábito y no es una dependencia, pero si esta persona pasa de hacer esto los fines de semana a hacerlo a las siete días de la semana, sigue siendo un hábito pero ya se está acercando mucho a la dependencia pero sigue siendo un hábito por qué no te crea problemas y no tiene consecuencias graves, y porque puedes dejarlo cuando quieras y si un día no consumes no pasa nada.

Lo que sucede a veces, es que cuando hay una persona que sufre un conflicto emocional importante, este hábito o consumo puntual de alcohol, de fumar porros o de cocaína, se empieza a intensificar con el fin de anestesiar el dolor y las emociones, y tras un corto tiempo se desarrolla una adicción en toda regla, a lo mejor la persona había pasado 10 años consumiendo ocasionalmente, de hecho para mí este es el gran peligro de mantenerse en un consumo habitual, es un riesgo latente, porque la vida tiene conflictos y cualquier situación de estrés fuerte ya sea en el trabajo, a través de una rotura de pareja o cualquier otra cosa puede desencadenarse este efecto.

Estos momentos de despertar de la consciencia están ayudando a que las personas reconozcan cada vez más este tipo de problemas, que se den cuenta del daño que les están haciendo y que busquen ayuda para superarlo.

¿Como suelen desarrollarse sus tratamientos?

El tratamiento empieza de forma individual y con la familia, y si no existe familia buscamos en su “tribu”. Los amigos cercanos que puedan ayudar a la persona que tiene el problema de la adicción. En una primera fase hacemos una serie de entrevistas individuales y
con la familia. Al cabo de un mes entran en la terapia de grupo, donde nos encontramos cada 15 días. De esta manera en esta terapia grupal entra la persona que tiene el problema de la adicción y su familiar, pues mi experiencia me dice que es muy importante la integración del familiar para el éxito del tratamiento. Los familiares traen “tierra” a la terapia, son importantes para conservar el realismo de lo que está viviendo el paciente.

¿Cuales son las principales adicciones que trata hoy en día?

Las hay de de todo tipo. La adicción cultural por excelencia en nuestro país sigue siendo el alcohol. Pero estamos viendo un aumento importante en estos últimos años de adicciones a los porros. También existe un auge importante de la adicción al sexo o de adicciones combinadas como la adicción al sexo más drogas. Normalmente son personas que tienen una adicción al sexo y para estimular sus  encuentros sexuales añaden las drogas: en realidad cuando sacamos las drogas queda la adicción al sexo. En gente muy joven también está en aumento la adicción a los dispositivos móviles y los videojuegos.

¿Cuales son los principales mitos acerca de las adicciones?

Uno de los mitos más grandes es confundir la adicción física con la adicción psicológica. La adicción es siempre psicológica y hay  adicciones psicológicas leves, medias y graves, existe una gama muy amplia de adicciones, todo el mundo sabe reconocer lo que es una adicción cuando estamos en la última etapa, pero por ejemplo nos cuesta considerar adicción a la persona que tiene un problema de consumir cada fin de semana aunque de lunes a viernes no consuma.

Otro mito importante por ejemplo, es que el consumo moderado de alcohol es bueno para nuestro sistema cardiovascular. Habría que ver quien está detrás de los estudios que defienden este tipo de tesis, yo he analizado a fondo multitud de estudios clínicos al respecto y tengo la certeza de que el alcohol está detrás de muchas enfermedades cardiovasculares, o sea que no solo no es bueno sino que es claramente
perjudicial para nuestra salud.

También existe el mito es el de que a través del alcohol nos volvemos más sinceros, se dice que solo los niños y los borrachos dicen la verdad, pero en mi opinión tanto los niños como las personas que consumen drogas mienten constantemente (risas…).

El alcohol lo que hace por ejemplo es dramatizar las emociones. He tenido a una persona que ha estado diez años estancada en un duelo por una hermana fallecida, adicta al alcohol, y cuando logró dejarlo, en tres o cuatro meses empezó a evolucionar el duelo de verdad estos 10 años de estar llorando enganchada al duelo, tenían mucho más que ver con el alcohol que con el propio duelo, el alcohol lo que hacía era cronificar el duelo. En mi opinión el alcohol es muy peligroso porque a veces nos puede dar la sensación de que emocionalmente el alcohol nos ayuda a expresarnos más emocionalmente, pero se trata de algo falso porque cuando desaparece el alcohol volvemos a estar en el mismo punto.

Existen muchos mitos dentro del mundo de las adicciones, en mi opinión es algo que no se acaba de entender, especialmente en las adicciones no químicas.

¿Que opina de los trabajos de consciencia a través de substancias pisco activas? 

Una persona puede hacer un trabajo de consciencia a través del Peyote o la Ayahuasca siempre y cuando sepa muy bien lo que está haciendo, por ejemplo, alguien que sufra una esquizofrenia no debe acceder nunca a este tipo de experiencias porque puede ser muy perjudicial para él, es algo que no es inocuo y por tanto hay que saber muy bien lo que se está haciendo cuando se llevan acabo este tipo de experiencias.

Conozco perfectamente este tipo de técnicas y de talleres y pero no los utilizo como herramientas terapéuticas porque considero que tienen más riesgos que virtudes, entre otros caer en el riesgo de la adicción, puede ser un tipo de terapia o de herramienta que empieces a utilizar con una cierta recurrencia cada mes o cada semana, pero es muy fácil que la medicina se convierta en un veneno y acabes desarrollando una adicción. Lo malo no es la herramienta sino el uso, también hay personas que entran en el mundo del Tantra y empiezan a realizar talleres de Tantra y acaban adictos al sexo, y eso no quiere decir que el Tantra sea malo, para nada, es una herramienta que bien utilizada está muy bien. En las drogas sucede lo mismo, si se hace uso de estas sustancias de manera responsable en un contexto terapéutico, también puede ser un camino que no es el mío pero que respeto. Esto también sucede en el mundo de la terapia, en la que se puede caer en la adicción de no poder vivir sin ella, así que en definitiva el quid de la cuestión se encuentra mucho más en el uso que la propia herramienta, todos ellos son vehículos a los que te puedes subir pero de los que debes saber bajarte.

En todo caso yo conozco muchas otras herramientas a través de las cuales se puede llegar a lo mismo sin tener que consumir ningún tipo de substancia, para mí éste es un camino más sano e igualmente eficaz, aunque seguramente no es tan rápido. Bajo mi punto de vista, lo mismo que se puede conseguir con las drogas se puede conseguir sin ellas o mejor dicho con las drogas endógenas que todos tenemos la capacidad de generar desde nuestro cuerpo y nuestra mente, de hecho así funcionan en nuestro cuerpo en las drogas exógenas, pues lo que hacen es activar estas drogas endógenas que genera nuestro cuerpo, como la Serotonina, la Dopamina, las Endorfinas y otros neuro transmisores etc… Esto mismo puede lograrse a través de la respiración Holotrópica, la danza libre, la auto hipnosis y otras experiencias.

¿Podría hablarnos un poco más sobre las drogas endógenas que podemos utilizar de nuestro propio cuerpo?

Las drogas endógenas son sustancias químicas producidas por el cuerpo humano y tienen el nombre de neurotransmisores, , algunos de ellas son la Dopamina, la Serotonina, la Adrenalina… Su función es transmitir información entre las neuronas del cerebro. También tenemos las hormonas, que producen las glándulas endocrinas y se liberan en el torrente sanguíneo.

Estas sustancias químicas también se pueden llamar drogas endógenas porque crean de forma natural los mismos estados de ánimo y de alteración de la conciencia que pueden realizarse por medio de las drogas exógenas como la heroína, la cocaína, el cánnabis, el café, etc…
Por ejemplo la dopamina se libera en el cerebro cuando sentimos placer, pero el exceso de esta sustancia puede provocar también delirios y alucinaciones; por tanto, cada sustancia regula los estados de ánimo, pero depende de si se descompensa por exceso o por estar por debajo del nivel natural, puede provocar cambios de humor y de carácter, provocando la cordura o la locura. Estas sustancias pueden ser estimulantes, antidepresivas, analgésicas, tranquilizantes y ansiolíticas.

Las personas consumen drogas por diferentes motivos. Los consumidores de heroína consiguen efectos de paz espiritual y relajación, pero también sufren las consecuencias de la adicción; los consumidores de LSD y otras drogas alucinógenas buscan trascender la conciencia habitual y explorar otras realidades, pero a menudo, pueden sufrir una desconexión total con la realidad y vivir una pesadilla como si fuera real; los consumidores de éxtasis buscan el sentimiento de felicidad de bienestar y de empatía con los amigos, pero a menudo también viven paranoia y ansiedad; los consumidores de anfetamina, cocaína también buscan el optimismo, la intensidad, la alegría de es-
tar con gente, pero también encuentran la depresión, la agresividad y la paranoia; el consumo de bebidas alcohólicas también busca la felicidad y desconectar de los problemas, pero también puede sufrir consecuencias muy negativas.

El objetivo de los consumidores de drogas legales e ilegales es positivo, pero las consecuencias tienen un elevado riesgo para la salud física, emocional, mental y espiritual, para las personas.

En definitiva, desinhibirse, divertirse, sentirse aceptados por los amigos, vivir experiencias excitantes, evitar el dolor emocional, llenar el vació existencial, encontrarse uno mismo, comunicarse con los demás, sentir amor hacia uno mismo y los demás, buscar la felicidad… ¿Se pueden conseguir los mismos efectos que se buscan con las drogas exógenas, por medios naturales e inofensivos ? ¿podemos estimular de

una manera voluntaria y consciente las drogas que el propio cuerpo fabrica? Sabemos que en todas las culturas la música y el baile se ha utilizado para entrar en trance, como una forma de salir de la realidad, de liberarse, de modificar el estado habitual de conciencia buscando divertirse, soltarse y conectar con sentimientos positivos hacia uno mismo y los demás, Existen técnicas psicológicas, como por ejemplo “la respiración Holotropica de Grof” y “el Rebirthing de L. Orr”, que mediante ejercicios de respiración se pueden tener experiencias similares a la droga llamada éxtasis y a las drogas alucinógenas (LSD, Peyote, Ayahuasca, etc).

Las drogas internas del cuerpo humano pueden estimularse mediante diferentes métodos, por ejemplo, las Endorfinas son unas sustancias que tienen capacidad de calmar el dolor y producir un estado emocional de bienestar, son tranquilizantes y antidepresivas.

El efecto es similar al producido por la heroína o la morfina. Las Endorfinas se pueden estimular a través del yoga, la meditación, la escalada libre y el deporte en general. Se han podido realizar intervenciones quirúrgicas, sin necesidad de anestesia, por medio
de la hipnosis. La noradrenalina genera un estado de ánimo alegre, emprendedor y espontáneo. Su efecto es parecido al de la anfetamina y la cocaína. Se estimula a través de las carreras de maratón y de técnicas de respiración y hiperventilación, la danza espontanea o dirigida.

La dopamina excita la imaginación, la actividad emocional y la creatividad. Se estimula a través de la danza extática, la autosugestión, el trance y la musicoterapia.

Otros medios para estimular las drogas internas del cuerpo son los ejercicios de relajación y visualización creativa, como forma de encontrar tranquilidad de pensamiento y bienestar físico; los métodos de trabajo corporal (aerobic, pilates, etc), el baile en todas sus formas, escuchar música, los ejercicios de expresión y comunicación en grupo, el canto, el juego, el contacto con la naturaleza, las artes creativas (pintura, escultura, cine, trabajos manuales, fotografía), el masaje, la risoterapia, los ejercicios espirituales (retiros, oración, meditación, contemplación, recitar mantras, etc), los juegos grupales, la autohipnosis….todo ello, son herramientas para contribuir a ser medios de conocimiento con uno mismo y los demás.

Para quien le interese más este tipo de drogas endógenas, les aconsejo leer el libro “Drogas endógenas”, de Josef Zehentbauer.

¿Cuál sería la mejor manera de hacer prevención para las adicciones?

La prevención debería hacerse desde que somos niños. La mejor prevención es aprender a gestionar bien las emociones, ya que el mayoría de casos la adicción se utiliza para escapar del dolor. Seguramente no hemos aprendido a gestionar bien el dolor. Esta gestión debemos hacerla mediante el trabajo en nosotros mismo y nuestro comportamiento como ejemplo. Si crías a tus hijos dentro de un ambiente en el que das permiso para que expresen sus emociones pero te muestras emocionalmente hermético, aunque les des el permiso para que ellos canalicen y expresen sus emociones, tendrá mucho más fuerza la fidelidad hacia el modelo de lo que tú eres, por tanto, como padres lo mejor que podemos hacer es educarnos emocionalmente a nosotros mismos.

Cuando no hemos aprendido a canalizar bien nuestras emociones, es posible que en nuestra adolescencia nos asalte todo aquello que no supimos gestionar y busquemos soluciones fáciles. Y el peligro de esto es que si empezamos a tontear con las drogas en la adolescencia aprenderemos a divertirnos y a desconectar del dolor a través de las drogas. Estaremos aprendiendo que si salimos tenemos que consumir. Habremos creado esta asociación en nuestro cerebro, por eso es vital en estas edades aprender a salir a ligar, a divertirse, a aburrirse, a llorar… sin consumir.

La drogas son drogas porque afectan a nuestro sistema nervioso central, nos estimulan, nos relajan… Todo esto debemos tenerlo en cuenta a la hora de consumir cualquier tipo de droga. No existe ninguna droga inocua y todas ellas entrañan riesgo, por lo que debemos ser conscientes de ello. En mi opinión no hay drogas duras o blandas, hay drogas y punto. Como hemos visto existen mecanismos para lograr los mismos efectos de manera mucho más sana a partir de nuestro propio cuerpo, o sea que para qué jugar con fuego.

Entrevista realizada en la consulta de Lluís Camino Vallhonrat en Barcelona, por Estefanía Barros y David Bertran. Revista Kundalini. Es colaborador de Drala Gestalt, además de Terapeuta familiar y de pareja.

Puedes concertar entrevista personal aquí

Autoconocimiento y la biografía emocional

Autoconocimiento

¿Qué es el autoconocimiento? 

El autoconocimiento es el proceso de conocerse a uno mismo. El ser humano es definitivamente un conjunto de continuas experiencias físicas, emocionales y mentales. Y el caso está, en que muchas veces nos dedicamos a almacenarlas sin prestar atención. Una atención que si fuera prestada a tiempo, quizás nos ahorraría sufrimiento, incomprensión y rechazo de nosotros mismos.

Y además pasa, que las experiencias de vida vienen a engrosarse diariamente. Sí, sí, que cada día que pasa y no empezamos a mirarnos con cierto amor y comprensión, la cosa se complica. Porque hasta decidir no hacer nada un determinado día, tiene un trasfondo que puede tener un sentido.

El punto de partida

Hay muchas maneras de iniciar el autoconocimiento. Por ejemplo muchas personas a través de alguna experiencia corporal se ponen en marcha. Una enfermedad, una contractura, un dolor sin aparente explicación médica. Son muchos los casos de dolencias físicas que desencadenan un inicio del camino.

Otras personas en cambio, a través de alguna situación que no han sido capaces de solucionar satisfactoriamente, observan que a nivel de pensamiento algo no acaba de funcionar y deciden observar sus procesos internos e ideas. Se da el caso de relaciones de ideas confusas, de falta de sentido de vida o falta de motivación. Y cuando uno se da cuenta de todo ello, empieza a pensar que habrá que mirar hacia dentro y ver qué puede estar pasando.

También están los que a través de alguna vivencia intensa o traumática y la emoción que han vivido más intensamente durante ese momento les guía para estirar el hilo del autoconocimiento. Así, pueden darse situaciones de pérdidas familiares, procesos de divorcio, conflictos familiares, y por supuesto las emociones ligadas a esos procesos.

Una herramienta de la Gestalt

Sí, está claro que no existe una sola manera. El caso es empezar. Es darse cuenta de que quizás aquello que no nos gusta de nosotros tiene toda una cadena de experiencias, emociones, pensamientos y sensaciones que podemos situar cronológicamente.

Dentro de la Gestalt, y como parte del proceso de Formación, existe una técnica muy interesante que observa la posibilidad de empezar con ese proceso de autoconocimiento. Se trata de la biografía emocional.

La Biografía emocional

Consiste en realizar una recopilación y análisis de las emociones que han sido más recurrentes e importantes para  ti en esas diversas situaciones biográficas y a lo largo de toda tu vida. Además de incluir los acontecimientos y situaciones más relevantes de tu vida.

Podemos elegir por ejemplo el evento de nuestra biografía más cercana. Y a partir de la descripción de los hechos podemos observar nuestro juicio de la situación y que emociones están ligadas a ella. El sólo hecho de iniciar el pensamiento y puesta en práctica de este ejercicio, ya describe un gran camino hacia la apertura y la comprensión de uno mismo.

Si crees que precisas ayuda puedes contactar con nosotros y te ayudaremos en su elaboración dralagestalt@copc.cat

Drala Gestalt es un Escuela de Formación Gestalt presente en Barcelona e Ibiza y avalada por la AETG desde 2006.

¿Qué es la Terapia Gestalt? y la Formación?

curso terapia gestalt

¿Qué es la Terapia Gestalt? 

¿Qué es la Terapia Gestalt? Es una pregunta que nos hacemos frecuentemente. Cada vez es más la fama de este tipo de terapia y no sin motivo. Veamos por qué:

La Terapia Gestalt es una terapia perteneciente a la psicología humanista que pretende la consideración global de la persona y la acentuación en sus aspectos existenciales (la libertad, el conocimiento, la responsabilidad, la historicidad). Se caracteriza por no estar enfocada exclusivamente para tratar enfermos, sino también para desarrollar el potencial humano.

Fue creada por Frizt Perls y su esposa Lore Posner en los años 1940,  quienes provenían de la psiquiatría y el psicoanálisis.

Se basa en:

  • El aquí y ahora: vivir y sentir el presente, la realidad.
  • El darse cuenta, (“awareness” en inglés) Ser consciente de lo que (me) pasa en cada momento.
  • Ser responsable tanto de lo que uno es, como de los propios pensamientos, sentimientos y acciones.
  • Autorregulación orgánica que engloba el trabajo corporal, mental, emocional y espiritual. Confía en la capacidad de autorregulación del organismo y propone la búsqueda de autenticidad y coherencia interna

El objetivo es conocerse mejor, tomar conciencia de conductas que limitan u obstaculizan la vida cotidiana y las relaciones personales, para mejorar las relaciones de pareja, familiares, laborales. El mayor auto-conocimiento permite desarrollar nuestras potencialidades y acceder a otras alternativas: otras formas de relacionarse con los demás y con uno mismo.

Objetivos Generales de la Formación en Terapia Gestalt

El objetivo básico es capacitar y favorecer el desarrollo de personas coherentes, hepáticas, fluidas  y  realistas consigo mismas, con los demás y con el medio.

Para ello:

  1. Entendemos la persona más como un proceso en transformación constante que como un producto estático.
  2.  Confiamos en el conocimiento de las propias actitudes y sentimientos por encima de los procedimientos puramente técnicos.
  3. Creemos no solo en la enseñanza teórica, sino en la transmisión vivencial y personalizada de las actitudes y comportamientos.
  4. Cuanto mayor es la coherencia entre conciencia, experiencia y comunicación mejor es la adaptación y funcionamiento psicológico de la persona, tanto individualmente como en relación con otros.

Desde ahí, la formación será personalizada por el equipo docente, con seguimiento individualizado de la evolución y desarrollo de cada uno de los participantes durante todo el proceso formativo.

 Otros objetivos de la formación:

  •  Desarrollar la conciencia y la presencia.
  •  Profundizar en el autoconocimiento personal.
  •  Responsabilizarse de la propia vida.
  •  Integrar las reglas básicas de la actitud gestáltica.
  •  Aprender a acompañar a otros.
  •  Aprender a conectarse con la propia autenticidad, la comprensión empática y el respeto.
  •  Establecer una relación más realista consigo mismo, con los demás y con el medio.

qué es la terapia gestalt

 

 

¿A quién va dirigida la Formación en Terapia Gestalt? 

Pues a todas las personas interesadas en desarrollar y/o profundizar un profundo conocimiento de si mismo y de los demás.

  • Profesionales y estudiantes de la salud, la psicología, la comunicación, el trabajo social, la educación, los recursos humanos, la empresa, la medicina, la enfermería,…
  • Cualquier profesional de la relación de ayuda.
  • Personas que, desde lo profesional o lo simplemente personal, tengan que relacionarse con otros.

A quién NO va dirigido 

  • Los que simplemente pretendan obtener un título de terapeuta.
  • Quién no estén dispuestas a involucrarse y responsabilizarse, como persona y como ser humano, en su propio proceso de autoconocimiento.

¿Cuál es la Metodología de la Formación en Terapia Gestalt?  

Los talleres son esencialmente  experienciales y básicamente constarán de tres grandes apartados:

  • Introducción teórica sobre los principios básicos de la psicología, enfatizando en la Gestalt
  • Experimentación y vivencias personales: experimentos, ejercicios, role playing, simulaciones, dinámicas de grupos, visualizaciones, método de casos,…
  • Elaboración e integración de la sesión en particular y su repercusión en el proceso personal en general.

Si estás interesado en ampliar información sobre la Formación en Barcelona haz click aquí Formación Gestalt en Barcelona

De la Formación en Ibiza tendrás información aquí Formación Gestalt en Ibiza

O si precisas es Terapia Gestalt haz click aquí Terapia Individual