Tema

Psicoterapia

Educar desde el Ser y comunidad educativa

La educación está padeciendo una gran crisis derivada de la situación en la que nos encontramos. Todas las decisiones que se están tomando sobre si volver o no a las aulas, si los niños van en días alternos, que  si presenciales u online, etc., son decisiones que generan incertidumbre y ansiedad.

Se intenta volver a una “normalidad” educativa en un momento donde esta incertidumbre se hace más presente que nunca. El  aquí y ahora, uno de los pilares de la gestalt, nos enseña precisamente esto, que no hay certezas, que el mundo es cambiante, impermanente en los propios procesos y en las estructuras que nos sostienen.

Estar en el presente nos ayudará a manejarnos en situaciones como esta, donde no sabemos qué va a pasar, y que las decisiones que se tomen pueden cambiar en muy poco tiempo. Y para ello necesitamos presencia. Entendida esta como un estado de conexión interna, abierta y sin expectativas, flexible, receptiva a todo lo que surge en la experiencia misma de lo que está sucediendo, con curiosidad y aceptación; un estado de integración con los elementos que en ella van apareciendo.

Se abre la oportunidad de que los docentes y padres hagan equipo, comunidad, para hacer frente a esta situación cooperando. Encontrar tiempos y espacios (virtuales o físicos) para reflexionar, construir, acompañarnos, compartir, darnos apoyo, comunicarnos, etc.  desde lo que se nos hace más difícil en estos momentos.

En las formaciones y encuentros de Educar desde el ser acompañamos y guiamos en el autoconocimiento y desarrollo integral de los docentes y familias como individuos, explorando los patrones de comportamiento y desarrollar la conciencia para afrontar con mayor responsabilidad los emergentes y dificultades de la vida.

Te esperamos en Drala Gestalt Institut, en el taller que organizamos en Junio.

Inma Banacloche. Docente, Formadora, Asesora CEP Eivissa, Terapeuta Gestalt, Programa SAT

CARACTER, INTERRUPCIÓN DEL CICLO AMOROSO

El Carácter, Interrupción del flujo amoroso



Claudio Naranjo explicaba la formación del carácter como una interrupción del flujo amoroso. Así como para el desarrollo físico del cuerpo se necesitan ciertos elementos químicos: calcio, potasio, vitaminas,…, para el desarrollo psicoemocional del niño es imprescindible sentirse querido de manera continuada.

Este amor tiene diversos aspectos: respeto como persona y como ser humano; reconocimiento, como sentirse valorado por lo que se es y no solo por las acciones; sentir que se tiene un lugar en el sistema familiar y en relación con el otro,…

Sin embargo, estos aspectos quedan condicionados a comportamientos y actitudes que se le exigen al niño. Por ejemplo: “si no haces esto, te voy a castigar”, “así no llegarás a nada en la vida (1)”,  “no llores, no es para tanto” (2), “porque lo digo yo… y punto”, “no seas malo”, “deja, que ya lo hago yo”,….

Así, el amor es condicionado, variable y dependiente de conductas, en lugar de ser un valor constante inherente al niño por ser persona.

Ante esa sensación de carencia de respeto, reconocimiento, valoración,… el niño desarrolla estrategias para volver a conseguir esos ingredientes vitales y sentirse querido. Son comportamientos adaptativos que al perpetuarse en el tiempo, se acabarán convirtiendo en el carácter, en la neurosis: el niño acabará repitiendo de adulto, de manera inconsciente y repetitiva, esas mismas actuaciones que utilizó para sentirse querido, a pesar de que ni ahora ni entonces, acabó satisfaciendo esa carencia tan nociva que tuvo en la infancia. Por ejemplo, si en la infancia solo me he sentido reconocido y valorado por mis logros (1) y no por mí como persona, de adulto seguiré buscando alcanzar éxito y triunfos. O, si he sido penalizado por la expresión de mis sentimientos (2), tal vez de adulto sea una persona insensible,…

Tras muchos años de actividad profesional como psicoterapeuta, nunca he conocido padres malos, entendiendo esta maldad como una voluntariedad consciente de hacer daño. Lo que sí que he conocido un 99.99% de padres ignorantes. Esa vinculación tóxica entre lo amoroso y ciertos comportamientos  se hace de manera inconsciente, bajo una envolvente amorosa de darles lo mejor. Por ignorancia no somos conscientes del daño colateral que les estamos infringiendo.

Por eso, el mejor regalo para nuestros hijos es realizar nosotros mismos un proceso de autoconocimiento y poder  desvincular el amor de sus comportamientos seguir educando sin interrumpir el flujo amoroso.

 

Si quieres ver el artículo original publicado en la revista Aaarti vida sana de Ibiza, pulsa aquí.

Para solicitar cita para terapia individual o grupal, rellena el formulario en nuestra web www.dralagestalt.com

FORMACIÓN DEL CARÁCTER

FORMACIÓN DEL CARÁCTER. Cómo llegamos  ser cómo somos.

De forma muy simple, podríamos definir el carácter como una serie de respuestas adaptativas, vitales en un momento dado de nuestra vida, que a fuerza de repetirlas se automatizan. Veamos un ejemplo:

Somos como una semilla con el potencial de convertirse en un árbol de unos 15m de altura. Igualmente, nosotros tenemos el potencial de ser “felices”, de encontrar un equilibrio adecuado con el entorno. Sin embargo, alcanzar ese potencial dependerá de varios factores.

Para esa semilla, no es lo mismo una tierra fértil que un pedregal, ni la cantidad de luz o humedad que tenga el lugar. Nosotros también dependemos de nuestro entorno: la familia, número de hermanos, lugar de nacimiento,… Sobre ese contexto no podemos influir sino que tenemos que adaptarnos.

Nuestro árbol nace hacia arriba para alcanzar su máximo potencial. Si cerca hay un árbol que le hace sombra, nuestro arbolito se inclinará en busca de luz. ¡Atención! ese movimiento vital e imprescindible para sobrevivir le aleja, temporalmente, de desarrollar su potencial, pero si no lo hace se muere. Más tarde, aunque el árbol grande que le hace sombra desaparezca, ese movimiento queda cronificado en un tronco que se mantendrá toda la vida. Ese tronco rígido sería el carácter.

De niños optamos por respuestas que, inicialmente, van en contra de nosotros mismos pero que son fundamentales para sobrevivir emocionalmente. Por ejemplo contener la rabia en un ambiente aversivo y violento, de forma que si no la contenemos el entorno nos daña más. Puede que de adultos tengamos dificultades en conectar con la rabia y, por tanto, nos cueste poner límites o decir NO a situaciones que nos resulten dolorosas. Nos contamos que somos miedosos, sumisos y no sabemos defendernos.

O sea, una respuesta que fue útil en un momento de nuestras vidas por unas condiciones del entorno, queda cronificado y automatizado aunque ese entorno cambie. Igual que aquel tronco, perdemos libertad de actuar de manera diferente a la aprendida. Esa pérdida de libertad repitiendo respuestas, útiles en un momento dado pero no es estos momentos, es a lo que llamamos el ego, el carácter, el rasgo….

El proceso de autoconocimiento a través de la Terapia individual o de la formación Gestalt, permite ser consciente de esos patrones crónicos de comportamiento para poder gestionarlos de manera diferente y flexible.

Todo un proceso de maduración y crecimiento personal.

 

Enrique Villatoro

Psicoterapeuta/docente Gestalt Equipo Drala

Miembro Supervisor AETG – Facilitador SAT Claudio Naranjo

Artículo publicado en el número de Diciembre de la revista Aarti Vida Sana

más info en www.dralagestalt.com

 

 

CÓMO SUPERAR UN TRAUMA PSICOLÓGICO

Qué es un trauma psicológico

Unos ejemplos de trauma psicológico: Miedo irracional, crisis de ansiedad, somatizaciones, obsesiones, adicciones, abandono de carrera por miedo, miedo a hablar en público, creencias que te limitan…….

Cómo reconocer un trauma psicológico

Podemos reconocer qué es un trauma psicológico: un accidente, una agresión violenta, abusos, etc.  Es más difícil reconocer el trauma acumulativo: un hecho desagradable se repite día a día y  daña a la persona,  como el  agua de mar, que gota a gota erosiona la roca. Por ejemplo, si  me siento inútil, que todo me irá siempre mal porque mi jefe cada día me desvaloriza. Así, el  hecho traumático puede ser un evento muy intenso. También un hecho más leve pero muy repetido en el tiempo. 

La reacción al miedo

Hay tres tipos de respuesta ante el peligro: huída, bloqueo y lucha. Si no podemos huir, el miedo queda congelado, nos paraliza. Se produce una desregulación orgánica y hormonal, dejando una huella corporal y emocional.  A nivel biológico, la alteración de la amígdala desequilibra los hemisferios cerebrales; el cerebro queda en estado de alerta, el cuerpo bloqueado y hay amnesia emocional.

El organismo hace una asociación ilógica entre el hecho y la respuesta. Ante una situación percibida con igual peligrosidad, la reacción desmedida es la misma y toda la energía se activa buscando una defensa. La persona pierde recursos para reaccionar en el presente por una vivencia traumática del pasado.

Vivir con un trauma

Muchas veces, en terapia me encuentro que algunos clientes han ido enfrentando esas situaciones, sin elaborar ni darse tiempo a digerir. Llega un momento que ya no pueden más y pierden la fuerza para seguir manteniéndose, para enfrentar las mismas situaciones. Esto sucede en duelos no elaborados, por ejemplo.

Estas experiencias bloquean el hacer cotidiano, afectando al contacto y a las relaciones interpersonales. Es aquí que recomiendo un tratamiento terapéutico consistente en varias sesiones para  detectar  qué hay  detrás de esa dificultad que hizo que esa situación quedó congelada y transformarla.

Qué efecto tiene la terapia en el tratamiento del trauma

Aplicando diferentes técnicas, ayudo a que la persona integre  la experiencia  física, psíquica y emocionalmente de modo que  los hemisferios cerebrales se equilibren.

Recuperamos la energía y la fuerza que quedó atrapada en la defensa y la persona  puede revivir la situación sin la carga emocional ni el bloqueo corporal.

Aquí encontrarás más información sobre la terapia relacionada con el tratamiento del trauma psicológico.

Leonor Martorell, Psicóloga y psicoterapeuta.

 artículo publicado en la revista Aarti, número Noviembre 2019 

 

La Terapia de Pareja: claves para la mejora de la relación

terapia de pareja

Qué es la terapia de pareja? y … realmente funciona? A todos nos gusta pensar que sabemos lo que es mejor cuando se trata de navegar en nuestras relaciones. Pero a veces es necesario recurrir a la ayuda de un profesional, porque los terapeutas de parejas o asesores de relaciones pueden compartir algunas maneras de resolver problemas de relaciones, que tú y tu pareja probablemente nunca habríais descubierto por vosotros mismos.

La terapia es una buena opción para la pareja que siente que está atascada y que no consigue encontrar una solución realista. Ir a terapia no significa que tu relación esté fallando o que algo esté intrínsecamente mal. Todos nos quedamos atascados a veces y tener a una persona neutral involucrada puede hacer maravillas.

La terapia de pareja es aconsejable también, cuando los conflictos de la relación afectan a la estabilidad o a la convivencia sana y agradable para ambos, o uno de los miembros. Ir a terapia con tu pareja ayuda a liberar las tensiones y recibir un punto de vista externo sobre los problemas.

La buena noticia es que no siempre es necesario entrar en una consulta. Puedes escuchar los consejos de los expertos, y ponerlos en uso en tu relación. He aquí algunos consejos de los terapeutas de pareja para luchar de manera justa, mantener esa chispa viva y trabajar juntos para crear la relación más saludable posible:

Recordad por qué estáis juntos

Después de que hayáis estado juntos por un minuto, puede ser fácil olvidar lo que inicialmente os unió a vosotros dos, e incluso más fácil darse por sentado el uno al otro.

Es por eso que los terapeutas a menudo sugieren en las terapias de parejas hacer un esfuerzo para mantener las cosas frescas, con algunos trucos simples… Es fácil empantanarse en el día a día. Tu pareja no siempre parecerá nueva, novedosa, y te robará el corazón automáticamente, por lo que decirte a ti mismo por qué la amas – y luego decírselo – mantendrá la chispa del amor en primer plano. Conecta con tu pareja de esta forma y cada día parecerá el primero.

Intenta endulzar las noches teniendo más sexo, y siendo más cariñoso, y haciendo sentir esa chispa otra vez a tu pareja.

Terapia de pareja y no ser tan diferentes

¿Cuándo hay que ir a terapia de pareja? Dentro de una relación, es normal que en ocasiones se vea que tú y tu pareja sois totalmente opuestos. De ahí que podáis comenzar a preguntaros por qué diablos estáis juntos. Y hasta podríais pensar que vuestras diferencias son la fuente de todos los problemas. Pero los terapeutas a menudo señalan rápidamente que los opuestos se atraen por una razón.

Con frecuencia, las parejas parecen perplejas de cómo es posible que hayan podido terminar con un cónyuge o pareja que es tan opuesto a ellos. De ahí que los profesionales les expliquen que su elección se debe a la evolución, cuyo propósito principal es mantenerse vivo y procreando. En términos evolutivos, un niño tiene más probabilidades de sobrevivir y prosperar si sus padres tienen fortalezas complementarias.

Así que el hecho de que seas opuesto puede ser muy beneficioso, especialmente si aprendes a aceptarlo. En una relación que no sea sana, buscamos, encontramos y luego no nos gusta un rasgo opuesto en nuestra pareja. En una relación sana, la valoramos porque tenemos algo que aprender de ella.

Recuerda: tu “modelo” de relación se estableció en la infancia

La manera en que vosotros dos interactuáis probablemente tiene muy poco que ver el uno con el otro, pero más que nada con lo que aprendieron acerca de las relaciones cuando eran niños. El modelo para las relaciones (amor, cuidado, pertenencia, etc.) se establece en la infancia. La mayoría de las parejas no tienen idea de que la mayor parte de la forma en que se relacionan con su pareja se debe a esta plantilla. Tampoco reconocen que se desencadena inconscientemente cuando los recuerdos perturbadores o infelices de la infancia resurgen automáticamente en situaciones similares.

Pero este conocimiento realmente puede cambiar la forma en que interactúas. Señalar los puntos dolorosos desde la infancia y la facilidad con la que se desencadenan ayuda a las parejas a ser menos reactivas y más compasivas entre sí.

Te invitamos a poner en marcha estas claves y de esta forma conseguirás saber cuales son los principales problemas que puedes llegar a tener en tu pareja y, sobre todo, conseguirás salvarlos.

Si quieres concertar una sesión de terapia de pareja o ampliar tu información haz click aquí

Si no acabas de verlo claro, y prefieres una sesión individual haz click aquí

¿Qué es Terapia Familiar Gestalt?

terapia familiar

La terapia familiar suele ser un tema delicado dentro de nuestros núcleos familiares. El punto fundamental de la terapia familiar es que trata de analizar los problemas de conducta individuales a través de las interacciones familiares.

Leer Más

Psicoterapia Corporal Integradora: uniendo cuerpo, mente y emoción

La psicoterapia corporal integradora utiliza de manera consciente el cuerpo, la mente y la emoción. Somos personas que piensan y sienten ¿por qué no unir los tres?

La psicoterapia corporal integradora también es llamada psicoterapia del cuerpo o somática. Se centra en las conexiones entre el cuerpo y la mente. Así, observa cómo esas conexiones afectan la forma en que procesamos y nos recuperamos del trauma y otras angustias emocionales. Surge de la premisa del pensamiento que tenemos sobre el mundo y cómo responder a él. También de cómo los seres humanos se comprometen con los demás y con el mundo a través de las sensaciones, el movimiento y la expresión. Seguir leyendo

El cambio. Un enfoque gestáltico

Cuando intentamos cambiar algo de nosotros solemos empezar  a manipularnos, entramos en la exigencia que tan a menudo nos hace sentir culpables y solemos entrar en guerra con esa parte de nosotros que quiere cambiar y la que se resiste al cambio. Aun cuando conseguimos un cambio desde ahí, el precio suele ser el conflicto y la confusión. Generalmente, cuanto más tratamos de cambiar más difícil se torna la situación. Aquello que forzamos se inhibe y el cambio real parece resistirse más y más. Paradójicamente, al actuar de esta manera, alimentamos precisamente aquello que queremos dejar atrás.

Leer Más
× ¿Cómo puedo ayudarte?