Tema

Terapia Gestalt

CARACTER, INTERRUPCIÓN DEL CICLO AMOROSO

El Carácter, Interrupción del flujo amoroso



Claudio Naranjo explicaba la formación del carácter como una interrupción del flujo amoroso. Así como para el desarrollo físico del cuerpo se necesitan ciertos elementos químicos: calcio, potasio, vitaminas,…, para el desarrollo psicoemocional del niño es imprescindible sentirse querido de manera continuada.

Este amor tiene diversos aspectos: respeto como persona y como ser humano; reconocimiento, como sentirse valorado por lo que se es y no solo por las acciones; sentir que se tiene un lugar en el sistema familiar y en relación con el otro,…

Sin embargo, estos aspectos quedan condicionados a comportamientos y actitudes que se le exigen al niño. Por ejemplo: “si no haces esto, te voy a castigar”, “así no llegarás a nada en la vida (1)”,  “no llores, no es para tanto” (2), “porque lo digo yo… y punto”, “no seas malo”, “deja, que ya lo hago yo”,….

Así, el amor es condicionado, variable y dependiente de conductas, en lugar de ser un valor constante inherente al niño por ser persona.

Ante esa sensación de carencia de respeto, reconocimiento, valoración,… el niño desarrolla estrategias para volver a conseguir esos ingredientes vitales y sentirse querido. Son comportamientos adaptativos que al perpetuarse en el tiempo, se acabarán convirtiendo en el carácter, en la neurosis: el niño acabará repitiendo de adulto, de manera inconsciente y repetitiva, esas mismas actuaciones que utilizó para sentirse querido, a pesar de que ni ahora ni entonces, acabó satisfaciendo esa carencia tan nociva que tuvo en la infancia. Por ejemplo, si en la infancia solo me he sentido reconocido y valorado por mis logros (1) y no por mí como persona, de adulto seguiré buscando alcanzar éxito y triunfos. O, si he sido penalizado por la expresión de mis sentimientos (2), tal vez de adulto sea una persona insensible,…

Tras muchos años de actividad profesional como psicoterapeuta, nunca he conocido padres malos, entendiendo esta maldad como una voluntariedad consciente de hacer daño. Lo que sí que he conocido un 99.99% de padres ignorantes. Esa vinculación tóxica entre lo amoroso y ciertos comportamientos  se hace de manera inconsciente, bajo una envolvente amorosa de darles lo mejor. Por ignorancia no somos conscientes del daño colateral que les estamos infringiendo.

Por eso, el mejor regalo para nuestros hijos es realizar nosotros mismos un proceso de autoconocimiento y poder  desvincular el amor de sus comportamientos seguir educando sin interrumpir el flujo amoroso.

 

Si quieres ver el artículo original publicado en la revista Aaarti vida sana de Ibiza, pulsa aquí.

Para solicitar cita para terapia individual o grupal, rellena el formulario en nuestra web www.dralagestalt.com

FORMACIÓN DEL CARÁCTER

FORMACIÓN DEL CARÁCTER. Cómo llegamos  ser cómo somos.

De forma muy simple, podríamos definir el carácter como una serie de respuestas adaptativas, vitales en un momento dado de nuestra vida, que a fuerza de repetirlas se automatizan. Veamos un ejemplo:

Somos como una semilla con el potencial de convertirse en un árbol de unos 15m de altura. Igualmente, nosotros tenemos el potencial de ser “felices”, de encontrar un equilibrio adecuado con el entorno. Sin embargo, alcanzar ese potencial dependerá de varios factores.

Para esa semilla, no es lo mismo una tierra fértil que un pedregal, ni la cantidad de luz o humedad que tenga el lugar. Nosotros también dependemos de nuestro entorno: la familia, número de hermanos, lugar de nacimiento,… Sobre ese contexto no podemos influir sino que tenemos que adaptarnos.

Nuestro árbol nace hacia arriba para alcanzar su máximo potencial. Si cerca hay un árbol que le hace sombra, nuestro arbolito se inclinará en busca de luz. ¡Atención! ese movimiento vital e imprescindible para sobrevivir le aleja, temporalmente, de desarrollar su potencial, pero si no lo hace se muere. Más tarde, aunque el árbol grande que le hace sombra desaparezca, ese movimiento queda cronificado en un tronco que se mantendrá toda la vida. Ese tronco rígido sería el carácter.

De niños optamos por respuestas que, inicialmente, van en contra de nosotros mismos pero que son fundamentales para sobrevivir emocionalmente. Por ejemplo contener la rabia en un ambiente aversivo y violento, de forma que si no la contenemos el entorno nos daña más. Puede que de adultos tengamos dificultades en conectar con la rabia y, por tanto, nos cueste poner límites o decir NO a situaciones que nos resulten dolorosas. Nos contamos que somos miedosos, sumisos y no sabemos defendernos.

O sea, una respuesta que fue útil en un momento de nuestras vidas por unas condiciones del entorno, queda cronificado y automatizado aunque ese entorno cambie. Igual que aquel tronco, perdemos libertad de actuar de manera diferente a la aprendida. Esa pérdida de libertad repitiendo respuestas, útiles en un momento dado pero no es estos momentos, es a lo que llamamos el ego, el carácter, el rasgo….

El proceso de autoconocimiento a través de la Terapia individual o de la formación Gestalt, permite ser consciente de esos patrones crónicos de comportamiento para poder gestionarlos de manera diferente y flexible.

Todo un proceso de maduración y crecimiento personal.

 

Enrique Villatoro

Psicoterapeuta/docente Gestalt Equipo Drala

Miembro Supervisor AETG – Facilitador SAT Claudio Naranjo

Artículo publicado en el número de Diciembre de la revista Aarti Vida Sana

más info en www.dralagestalt.com

 

 

CÓMO SUPERAR UN TRAUMA PSICOLÓGICO

Qué es un trauma psicológico

Unos ejemplos de trauma psicológico: Miedo irracional, crisis de ansiedad, somatizaciones, obsesiones, adicciones, abandono de carrera por miedo, miedo a hablar en público, creencias que te limitan…….

Cómo reconocer un trauma psicológico

Podemos reconocer qué es un trauma psicológico: un accidente, una agresión violenta, abusos, etc.  Es más difícil reconocer el trauma acumulativo: un hecho desagradable se repite día a día y  daña a la persona,  como el  agua de mar, que gota a gota erosiona la roca. Por ejemplo, si  me siento inútil, que todo me irá siempre mal porque mi jefe cada día me desvaloriza. Así, el  hecho traumático puede ser un evento muy intenso. También un hecho más leve pero muy repetido en el tiempo. 

La reacción al miedo

Hay tres tipos de respuesta ante el peligro: huída, bloqueo y lucha. Si no podemos huir, el miedo queda congelado, nos paraliza. Se produce una desregulación orgánica y hormonal, dejando una huella corporal y emocional.  A nivel biológico, la alteración de la amígdala desequilibra los hemisferios cerebrales; el cerebro queda en estado de alerta, el cuerpo bloqueado y hay amnesia emocional.

El organismo hace una asociación ilógica entre el hecho y la respuesta. Ante una situación percibida con igual peligrosidad, la reacción desmedida es la misma y toda la energía se activa buscando una defensa. La persona pierde recursos para reaccionar en el presente por una vivencia traumática del pasado.

Vivir con un trauma

Muchas veces, en terapia me encuentro que algunos clientes han ido enfrentando esas situaciones, sin elaborar ni darse tiempo a digerir. Llega un momento que ya no pueden más y pierden la fuerza para seguir manteniéndose, para enfrentar las mismas situaciones. Esto sucede en duelos no elaborados, por ejemplo.

Estas experiencias bloquean el hacer cotidiano, afectando al contacto y a las relaciones interpersonales. Es aquí que recomiendo un tratamiento terapéutico consistente en varias sesiones para  detectar  qué hay  detrás de esa dificultad que hizo que esa situación quedó congelada y transformarla.

Qué efecto tiene la terapia en el tratamiento del trauma

Aplicando diferentes técnicas, ayudo a que la persona integre  la experiencia  física, psíquica y emocionalmente de modo que  los hemisferios cerebrales se equilibren.

Recuperamos la energía y la fuerza que quedó atrapada en la defensa y la persona  puede revivir la situación sin la carga emocional ni el bloqueo corporal.

Aquí encontrarás más información sobre la terapia relacionada con el tratamiento del trauma psicológico.

Leonor Martorell, Psicóloga y psicoterapeuta.

 artículo publicado en la revista Aarti, número Noviembre 2019 

 

Som do despertar: Entrevista Luciana y Eduardo, Aarti Octubre 2019

Aquí tenéis la entrevista que nuestras colaboradora Helena hizo a Luciana y Eduardo, de Som do despertar, para el número de Octubre de 2019.

Buenos días, ¿contáis sobre vosotros para que nuestros lectores os conozcan un poquito?

Llevamos casados 31 años y tenemos 5 hijos.  Desde nuestra juventud estamos juntos en el proceso de búsqueda personal y espiritual. Actualmente, está culminando en la preservación de la naturaleza y en ayudar a personas mediante el trabajo con plantas de poder y chamanismo.

Hemos conocido diferentes tradiciones: chamanismo, yoga, budismo, meditación, terapias, plantas mágicas, etc. Luciana, además, es profesora y terapeuta, y yo músico.  Queremos hacer nuestra pequeña contribución a un mundo mejor.

¿Cómo aparece el trabajo con plantas y qué supone su aparición?

El interés surge tras una inesperada experiencia de Kundalini. Buscando un desarrollo espiritual, en 1992 fuimos al Amazonas y allí conocimos la tradición de Santo Daime. Mas tarde, con mi familia de origen tuvimos nuestra propia iglesia del Daime. En 1997 empezamos a colaborar con Claudio Naranjo en su programa SAT en Brasilia.

Resultado de esta colaboración en 2013 fundamos Som do Despertar en Brasilia, un centro de autoconocimiento. Allí cultivamos plantas sagradas, producimos y hacemos nuestros propios combinados y recetas.  Este trabajo supone una nueva línea de desarrollo humano, como Claudio Naranjo nos enseñó y guió 22 años, agrupando varios caminos.

¿Cuál es la razón de vuestro trabajo con plantas?

Es una forma de trabajar no basada en la razón sino en la intuición y la experiencia. Usándolas bien, nos acercan a la sabiduría y el amor, ayudándonos a conocer la naturaleza interna y externa. Intentamos ayudar a conectarse de manera íntegra con la vida y la capacidad amorosa de cada uno.

Ante tanta oferta de estos trabajos en Europa, dado que lleváis muchos años con chamanismo tradicional y plantas. ¿Cómo se garantiza un buen trabajo de cuidado para el máximo aprovechamiento de la experiencia?

Aprendimos haciendo nuestro propio camino y colaborando con Claudio Naranjo. Fundamental que el conductor de la experiencia haya pasado por un profundo proceso personal, esté comprometido con su propia transformación y tenga la capacidad de contagio espiritual. Este autoconocimiento dará confianza y ayudará a que las sanaciones necesarias sucedan con respecto a lo Sagrado. Es muy importante acompañar a las personas para integrar lo necesario para una vida mejor, reconociendo lo que las plantas le han mostrado o despertado.

El entorno creado, conducido por personas experimentadas y espiritualmente preparadas, es el diferencial para una experiencia profunda y transformadora. Ojalá que todos los chamanes trabajemos de manera más responsable: buscando florecer plenamente y ampliando los horizontes de la conciencia y los tres amores para acercarnos a quiénes somos realmente y nuestra misión en el mundo.

¿Cómo es una ceremonia vuestra?

Es una iniciación psicoespiritual donde nos sumergimos en las profundidades de nuestro ser, en antiguos traumas, teniendo la oportunidad de entenderlos de una manera diferente. Así renacemos a una nueva vida más abierta al amor. Ayudamos con música en vivo que tocamos y cantamos nosotros mismos.

¿Para qué tipo de personas o tratamientos veis conveniente el uso de las plantas?

Para todos los que buscan una transformación más profunda e iniciación espiritual, despertando la conciencia y ampliando nuevas perspectivas.

No están indicados para personas con trastornos psiquiátricos graves. En nuestro centro, siguiendo la ley brasileña, es necesaria una entrevista y anamnesis para conocer la condición de quién quiere participar. La intuición y la experiencia de muchos años nos orientan respecto a las personas y los límites de salud.

Al cabo de unos años, creáis conjuntamente con Claudio el “Som do Despertar”. ¿Cuál es el propósito del centro?

El propósito del centro es ayudar a sanar el sufrimiento y abrir el corazón al amor mediante la autoconsciencia y la espiritualidad. Un espacio de curación para descubrir quiénes somos y aprender cómo relacionarnos con la naturaleza.  Realizamos retiros de meditación, terapias, trabajo espiritual, cultivo de la tierra… Preservamos y cuidamos cinco manantiales y un bosque nativo dentro del Centro.

Desde hace un tiempo colaboráis con Enrique Villatoro y Leonor Martorell de Drala Gestalt. ¿Cómo surgió y en qué consiste esa colaboración?

Este año comenzamos a trabajar con Enrique y Leonor y ha sido auspicioso para todos. Nuestra reunión fue una indicación de Claudio Naranjo en su último SAT y cumpleaños. La intención es unir las prácticas de meditación dzogchen con nuestras prácticas chamánicas. Esta fusión ha resultado ser una combinación potente y eficiente.

¿Qué beneficios existen al combinar la meditación tibetana y las plantas maestras?

Dos vías complementarias con un mismo fin que se potencian entre sí. Amplían nuestra conciencia y despiertan nuestro ser esencial desde una actitud neutral hacia la conciencia del presente.

¿Cuál es el propósito del trabajo conjunto y qué diferencias existen en trabajar solamente con la planta, o además, con Gestalt y meditación

Una ayuda más efectiva para el autoconocimiento humano y mantener vivas las enseñanzas de Claudio Naranjo.

Con las plantas es cómo tocar lo divino directamente durante unas horas. Con la meditación y la gestalt, además, aprendemos a utilizar e integrar la experiencia en nuestra vida cotidiana, teniendo relaciones más saludables.

Además de talleres en Brasil, Barcelona e Ibiza, uno de los proyectos de colaboración con la Drala Gestalt, son los retiros en Som do Despertar en Brasil. ¿En qué consisten?

Consisten en la integración del autoconocimiento, la meditación y las plantas maestras con la finalidad de un aprovechamiento más profundo para la transformacional personal, con más tiempo y entrega a las experiencias. Todo esto en medio a una bella naturaleza, es un verdadero refugio para el despertar de la consciencia.

En invierno visitaréis Ibiza y Barcelona para realizar un taller conjuntamente con Drala Gestalt. ¿A quién va dirigido?

A finales de noviembre estaremos en Ibiza y Barcelona. Nuestros talleres van dirigidos a cualquier buscador que desee conocerse por nuevas vías.

Si queréis más información contactar con Drala Gestalt en dralagestalt@copc.cat // 722853684 //https://dralagestalt.com/talleres-gratuitos-gestalt/#

 

Muchísimas gracias Eduardo y Luciana por esta hermosa conversación, a pesar de la distancia y los problemas tecnológicos. Ha sido bonito compartir y escucharnos. Nos conoceremos personalmente a vuestra llegada a la isla.

Gracias también a ti Helena por darnos la oportunidad de mostrar y hablar del trabajo que hacemos.

Si quieres ver la entrevista completa, visita www.aarti.es

¿Cuándo consigo cambios fundamentales en mi vida?

Meditación

Consigo cambios fundamentales en mi vida en muchas circunstancias y con mayor o menor esfuerzo. A través de la terapia gestalt, puedo tomar consciencia y responsabilidad del proceso:

Cuando soy honest@ conmigo mism@ sobre mis capacidades y limitaciones. La honestidad propia me permite ser un adulto cuando acepto que hay ciertas áreas en mi vida que requieren cambios y mejorías. También cuando comprendo que existen situaciones que están fuera de mi control.

Cuando expreso mis emociones. Reír, llorar, la tristeza e incluso la rabia son emociones saludables. Me conozco, y las manejo como un adulto en situaciones complicadas: al solicitar terapia profesional; al usar técnicas de concentración e incluyendo el ejercicio y la meditación.

Cuando me hago responsable de mis acciones en un esfuerzo de ser un adulto responsable. Entonces las disculpas y los errores se convierten en señales de fortaleza. Aprendo de los errores que cometo y no culpo a los otros, sino que reconozco mi parte de responsabilidad.

Cuando cuido de mi. Reconozco qué es mejor para mi bienestar físico y mental. El autocuidado básico, como una buena dieta y ejercicio, muestra respeto propio y responsabilidad, así como elegir relaciones estables.

Cuando soy yo mism@ y me mantengo abiert@ al cambio. A algunas personas no les importa lo que otros piensan, mientras otros tienen una perspectiva más conformista. Muchos adultos caen en alguna categoría intermedia, en la que cada extremo es para compensar tanto inseguridad como inmadurez. Para ser un adulto, aprende a estar cómodo en tu propia piel, tomar tus propias decisiones, depender de ti mismo y no temer al progreso personal.

La vida es un largo proceso de crecimiento que a veces necesita acompañamiento. Se trata de encontrar un equilibrio entre nuestro niñ@ interior y el adulto.

La Terapia y la Formación Gestalt ayuda a fortalecerse durante el proceso, y ver qué parcelas de tu vida precisan especial atención.  Se trata de un acompañamiento en el proceso de autoconocimiento, proporcionando herramientas para uno mismo y a través del trabajo con otros. Siempre es positivo y enriquecedor una orientación profesional que facilita un proceso de cambio que armoniza una evolución física, corporal, emocional y mental.

Leonor Martorell
Psicóloga y Terapeuta Psicocorporal y Terapeuta Gestalt
Certificada por la AETG

El Amor. Reflexiones sobre los tipos de amor

sobre el amor

El buen amor

He aprendido mucho de Claudio Naranjo acerca del Amor en sus enseñanzas. Una de sus propuestas consiste en observar la fórmula interna que cada uno de nosotros posee sobre el amor. Esa fórmula está compuesta por tres tipos de amor, y, de su balance y calidad depende el buen amor interno. Veamos con detalle los tres tipos de amor.

Hay uno que tiene que ver con la idea de la madre, un amor que tiene que ver con la idea del padre y uno que tiene que ver con la idea del hijo.  En primer lugar podemos hablar del compasivo, el de madre. Y éste tiene que ver con la generosidad y la empatía. Sería el amor vinculado a la amistad.

Por otro lado, también podemos hablar del admirativo, que es el del padre, que se da cuando admiramos a alguien. Es una referencia al amor a lo ideal. Valoramos y reconocemos al otro.  Poder ver que hay algo mas grande que nosotros.

Por último, el erótico, que corresponde a la figura del hijo, representa el disfrute, el placer. Este sería el vinculado a la sexualidad.

Entre estos tres tipos de amores, todos tenemos una determinada fórmula dentro de nosotros. La salud y la plenitud de la vida amorosa se dan en relación con el equilibrio entre nuestros tres amores.

Algunos tienen mucho erótico, y poca compasión. Otros tienen mucho amor a lo divino o devocional  y poco amor erótico. Puede ser también, que cuando alguno de nuestros amores falta o no está desarrollado, lo tratamos de compensar a través de búsquedas  imposibles.

Entonces,  el buen amor consiste en unos buenos ingredientes y en una fórmula equilibrada. Y claro está, todas las fórmulas del amor están relacionadas íntimamente con el carácter. Por lo que el conocimiento y composición de nuestro propio amor puede ser de gran potencial conocimiento de nuestra personalidad.

Observando cómo estamos nivelados podemos desarrollar la expresión de nuestro potencial amoroso y buscar una manera de distinta de “amarnos” y amar al otro de una manera más sana. Distintas experiencias, influencias y tareas se pueden realizar para equilibrarnos. Si estás interesado en conocerlas, puedes contactar con nosotros y te acompañaremos en el proceso. Entretanto te dejamos un ejercicio como inicio del proceso:

Observa cómo se dan esos amores dentro de ti. ¿Cuánto de ello crees que puede tener que ver con tu carácter? ¿Cómo crees que puedes trabajar en el desarrollo del que crees tener más escaso?

Si crees que precisas ayuda puedes contactar con nosotros y te ayudaremos

Drala Gestalt es un Escuela de Formación Gestalt presente en Barcelona e Ibiza y avalada por la AETG desde 2006.

El Lenguaje Corporal

lenguaje corporal

El Lenguaje Corporal

Estamos en una época  en que se ha priorizado el conocimiento científico,  lo cuantificable, lo que se puede medir. El pensamiento, el nivel mental  frente al nivel corporal y emocional. Se llega a veces a una desconexión entre cuerpo y mente que no sabemos lo que sentimos, o que sensaciones tenemos. Y ahí es dónde tiene que empezarse a prestar atención a nuestro lenguaje corporal.

Sin embargo, el cuerpo tiene su propio lenguaje, nos da una información que no siempre estamos abiertos a escucharla. Cuando somos niños estamos más en contacto con nuestras necesidades y tenemos más consciencia de ellas. Así, tenemos hambre, tenemos sueño, queremos un abrazo,… Pero conforme crecemos, vamos priorizando la mente, aparecen las órdenes o prohibiciones, perdiendo la espontaneidad infantil. ¿Cuántas veces nos decimos “si hiciera caso a mi cuerpo me pasaría el día durmiendo”? Si reiteradamente no le hacemos caso,  finalmente el cuerpo utilizará otra forma de expresarse por sí mismo. Por ejemplo poniéndose enfermo.Eso nos obliga a descansar, a darle lo que pedía y por tanto, a prestarle la atención que requería.

El cuerpo aporta mucha información, como hablamos, como nos movemos, pero también hay una memoria, una historia congelada.

Si movemos determinas partes del cuerpo, sobre todo aquellas que están rígidas o con tensión corporal aparecen recuerdos de sensaciones o sentimientos. Esos recuerdos o sentimientos forman  parte de nuestra historia y que permanecen almacenados en una memoria registrada en nuestros músculos. Esas experiencias que hemos vivido, principalmente de niños, las olvidamos a nivel mental. Pero esos sentimientos y emociones no expresados quedan como material inconsciente. Y nos condicionan nuestra forma de sentir y de actuar en el presente. Hacen que nuestro cuerpo esté rígido, en una determinada postura,o con unos nos movimientos estereotipados que nos anclan a una manera de ser y a un determinado carácter.

Movilizando el cuerpo

Moviendo esas zonas nos vienen recuerdos, sensaciones, emociones, que estaban fijadas, retenidas en el músculo, que al poderlas expresar , sacarlas fuera, nos libera, nos desatasca. Lo rico, es este material que surge a la superficie, sin buscarlo, sin saberlo, que nos sorprende por lo inesperado; si podemos trabajarlo, elaborarlo, comprenderlo, poder vivir asuntos inconclusos para poder darles una salida más sana, o cerrar una gestalt, vuelve a entrar en el cuerpo en su memoria y actuará con la misma o más intensidad que el registro  anterior  y esta vez para potenciar o posibilitar a la persona. Lo que nos hacia realmente daño era el material atascado, era un tapón, un ancla que no dejaba que ocurrieran otras cosas, que entraran cosas nuevas.

Asumiendo la responsabilidad

Nos valemos de un vehículo, la conciencia, conforme más nos demos cuenta y más comprendamos de nosotros mismos más avanzaremos, la conciencia no nos permite más engañarnos, solo es ciego el que no quiere ve. El ser consciente, nos conduce a ser responsable y comprometidos con nosotros y con nuestra vida., ya no nos sirve más quejarnos eternamente de aquello que no nos dieron o nos faltó de nuestros padres, perpetuando al niño, o ir repitiendo una y otra vez los mismos errores en la vida,  sino que como adultos que somos, nos hacemos conscientes de lo que nos faltó, de lo que si o no nos dieron, de lo que necesitamos,  haciéndonos responsables de cómo estamos viviendo nuestra vida en el presente.

Leonor Martorell

Psicóloga , Terapeuta Psicocorporal y Gestalt

Solicita aquí información sobre Formación Psicocorporal

Si deseas reservar hora para realizar una sesión de terapia haz click aquí

Psicología humanista: el camino hacia la salud y la vida

Psicología humanista y Gestalt

Psicología humanista: salud y vida a tu alcance

La Terapia Gestalt es una terapia perteneciente a la psicología humanista centrada en lo que le sucede a la persona en el momento presente. Se caracterizada básicamente entre otras cosas en desarrollar el potencial humano.

Desconocemos los mecanismos para llegar a nosotros mismos, es decir, creemos que nos conocemos. Actuamos por patrones automáticos y por un sistema de creencias heredados de nuestra familia, del entorno social, de la escuela… Todo ello condiciona nuestra manera de relacionarnos y los conflictos que de ello se deriva, generando en muchas ocasiones sufrimiento.

Un proceso experiencial y vivencial

Enfocarse más en el proceso, en lo experiencial y vivencial. Poner énfasis en lo que está sucediendo ahora. Lo que se está pensando y sintiendo en el momento presente. Esto es lo que en la psicología humanista se llama el aquí y ahora. Mirar la historia de la persona desde el presente para poder  resolver desde el ahora. Abordar las cuestiones que nos impiden avanzar en la dirección que deseamos desde el presente es la voluntad del Gestalt.

La Terapia Gestalt es un viaje hacia uno mismo. La reconexión con uno y  por ende, con el otro. Cuando uno elige el camino del crecimiento y la apertura de conciencia siente que está en calma, en equilibrio, uno hace las paces consigo mismo. Uno es uno con la vida.

La nueva perspectiva desde la psicología humanista

Tanto en su dimensión individual como grupal, y en función de las necesidades de cada persona, la terapia gestalt ayuda al individuo en su problemática haciéndole más consciente de cómo ha llegado al punto en el que se encuentra ampliando el campo de posibilidades; La psicología humanista devuelve al paciente su capacidad de elegir qué opción quiere tomar para afrontar la vida. La terapia facilita que la persona encuentre soluciones nuevas a problemas antiguos. Conocerse mejor y recobrar la creatividad perdida forman parte del medio y del fin de la psicoterapia.

Nuestra  escuela une dos grandes conceptos: Gestalt como estructura, forma proceso y totalidad de uno con el mundo, el aquí y ahora consciente. Y Drala, que expresa una actitud de sabiduría y el poder más allá de lo duala tarvés de la psicología humanista. La magia  corriente de lo experiencial que está al alcance en la vida diaria.

Seguimos  la línea de Claudio Naranjo, fuente de inspiración de nuestro trabajo desde hace más de 25 años.

Leonor Martorell

Psicóloga , Terapeuta Psicocorporal y Gestalt

Solicita aquí información sobre Formación Gestalt

Si deseas reservar hora para realizar una sesión de terapia haz click aquí

La Formación Gestalt como camino de la Transformación

La Formación Gestalt

La Formación Gestalt y nuestro camino de transformación.

En nuestro proceso de maduración personal desde niños hemos tenido que adaptarnos al entorno familiar, social, cultural, … . Lo más importante es que cada uno de nosotros ha utilizado una estrategia adaptativa básica y nuclear, que denominamos carácter. De este carácter es desde dónde surgen nuestras afirmaciones y creencias.Y es este carácter que se va generando en la infancia en ocasiones el origen del bloqueo. Porque en aquel momento fue útil e incluso vital para nuestra supervivencia. Pero ahora como adultos, se puede volver contra nosotros provocando malestar y sufrimiento.

A pesar de que nuestro entorno ha cambiado, estas afirmaciones y creencias del pasado siguen condicionándonos e influyendo. Limitan nuestra gama de respuestas adaptativas al entorno. Sufrimos por no saber dar la respuesta adecuada a las exigencias de cada situación.  No funcionamos con una versión actualizada de nuestro carácter, de nosotros mismos.

Cómo nos ayuda la Formación Gestalt

En este proceso de actualización y reencuentro es dónde la Formación Gestalt nos puede ayudar enormemente. Básicamente, la gestalt es un viaje hacia uno mismo. Es un proceso de reconexión con lo más profundo de uno mismo. Consiste en conectar con nuestras necesidades más genuinas y dirigirnos a satisfacerlas. Se centra en tres pilares fundamentales, el aquí ahora, la conciencia y la responsabilidad. Lo que nos sucede en el momento presente, darnos cuenta de todas nuestras percepciones y hacernos cargo de lo que nos sucede. Combinando estos tres aspectos favorecemos el desarrollo de nuestro potencial más humano.

Tanto en su dimensión individual como grupal, y en función de las necesidades de cada persona, la Formación Gestalt nos ayuda en la búsqueda del bienestar. Facilita la conciencia de donde estamos y cómo hemos llegado ahí; nos devuelve nuestra capacidad de elegir y nos arraiga en lo importante del momento. La terapia gestalt nos conduce a encontrar soluciones nuevas a problemas antiguos. Conocernos mejor y recobrar la creatividad innata como parte de la maduración personal.

Te acompañamos en tu transformación

En Drala Gestalt, somos psicólogos y gestaltistas que estamos comprometidos con el acompañamiento de personas en la búsqueda de su felicidad. Por lo tanto, la Formación Gestalt implica un proceso de autoconocimiento personal profundo, te dediques o no posteriormente a acompañar a otros. Ser un buen terapeuta gestalt implica ser una buena persona, formamos personas no solo terapeutas. Somos colaboradores directos y seguidores de Claudio Naranjo, que es nuestra fuente de aprendizaje e inspiración desde hace más de 25 años.

Lo más importante para Drala Gestalt es paz, confianza, seguridad, serenidad,… y todo está en nosotros, simplemente hay que saber buscarlo, ¡¡¡date una oportunidad de encontrarlo y fórmate como persona y como terapeuta gestalt!!! te lo mereces. Solicita una entrevista gratuita.

Leonor Martorell

Psicóloga, Terapeuta Psicocorporal y Gestalt

Si quieres concertar una sesión de terapia con Leonor haz click aquí

Si quieres información de las formaciones haz click aquí

Escuela Drala Gestalt en Barcelona y Ibiza 

× ¿Cómo puedo ayudarte?