La psicoterapia corporal integradora utiliza de manera consciente el cuerpo, la mente y la emoción. Somos personas que piensan y sienten ¿por qué no unir los tres?

La psicoterapia corporal integradora también es llamada psicoterapia del cuerpo o somática. Se centra en las conexiones entre el cuerpo y la mente. Así, observa cómo esas conexiones afectan la forma en que procesamos y nos recuperamos del trauma y otras angustias emocionales. Surge de la premisa del pensamiento que tenemos sobre el mundo y cómo responder a él. También de cómo los seres humanos se comprometen con los demás y con el mundo a través de las sensaciones, el movimiento y la expresión.

En respuesta a situaciones y estímulos, la red central de respuesta del cuerpo, o CRN, se activa. Esta red es compuesta por el sistema nervioso autónomo, el sistema límbico y otras funciones reguladoras. Es la responsable de organizar y generar una respuesta inmediata. Esta respuesta es a los desafíos que presenta el entorno de una persona, como la conocida respuesta de “pelear, escapar o congelarse”. Se da normalmente ante los factores estresantes y los peligros percibidos. En ese tipo de situaciones, el CRN le indica al cuerpo que libere sustancias químicas estimulantes, como la adrenalina y el cortisol. Esta respuesta crea a posteriori una oleada de energía que desequilibra temporalmente el sistema.

Consecuencias de las experiencias traumáticas

Cuando los animales se enfrentan a amenazas ellos también experimentan estas respuestas. Pero una vez que la amenaza acaba, descargan esa energía de “supervivencia” con movimientos como temblores, suspiros o estiramientos. Para ellos, ese tipo de evento se experimenta normalmnte como un incidente aislado y no causa síntomas persistentes. Pero para los humanos, volver a la “normalidad” después de una experiencia traumática no es tan sencillo. A priori no tienen maneras de limpiar sus sistemas de la energía de supervivencia, o de excitación, producida en esas situaciones. Esa energía si permanece en el cuerpo, puede provocar afecciones como:

*Estrés postraumático.

*Depresión.

*Fobias.

*Dolores y molestias musculares.

*Síndrome del intestino irritable.

*Problemas digestivos.

*Insomnio.

*Trastornos autoinmunitarios.

¿Qué puedes hacer para solucionar este problema?

Drala Gestalt es una escuela psicocorporal y trabajamos de manera individual o en grupo. La psicoterapia corporal integradora es una técnica para solucionar las situaciones de estrés en nuestra vida diaria. Se caracteriza por su efectividad y facilidad de aplicación práctica. En primer lugar, se trata de identificar cuál es el problema principal que genera nuestro estrés diario. Una vez definido el problema, se plantean soluciones alternativas. La toma de decisiones nunca es fácil en cualquier entorno de la vida. Una vez encontrada las soluciones que se adapten a tu problema, hay que escoger con juicio cuál es la que mejor conviene.

La psicoterapia corporal integradora te ayudará a afrontar dificultades en el futuro. Una vez establecida esa dificultad que te detiene día a día, podrás desenvolverte en tus actividades diarias con mayor facilidad. Muchas veces nuestra mente gobierna nuestro cuerpo bajo una dictadura emocional. Sin embargo, tenemos que ponerlo en su lugar y decirle que está ahí como un inquilino que tiene que seguir ciertas normas. El trabajo psicocorporal logra esa conexión entre cuerpo, mente y emociones de forma igualitaria y pacífica.

Te enseñamos a través de nuestro Posgrado psicocorporal cómo conciliar tu cuerpo, mente y emociones eliminando todo aquello que te limita y te genera estrés.

× ¿Cómo puedo ayudarte?