La situación del estado de alarma debido al Covid19 es nueva para todos y nos requiere nuevas maneras de poder realizar los ritos de cierres y despedidas tan importantes para poder elaborar nuestros duelos.

Esta crisis sanitaria sin precedentes está imposibilitando que los familiares y amigos puedan realizar los cierres y ritos de despedida tan importantes para que favorezcan una buena elaboración del duelo.

Es necesario adaptarnos a las limitaciones que esta situación nos impone y asumir la frustración que esta nos genera. Esta capacidad de asumir la impotencia será clave en la correcta elaboración de nuestro duelo y en la cicatrización de la futura herida.

 

Antes de centrarnos en las recomendaciones más puramente relacionadas con el duelo, nos gustaría resaltar algunos aspectos relacionados con la DESPEDIDA en estas circunstancias:

1. La despedida no es un acto puntual. Son muchos los momentos en la vida, y en la enfermedad, en los cuales le has manifestado tu amor y tu compañía. Recuerda todo esto como una forma de cierre y un adiós que siempre estará en tu corazón.

2. Cuando nos encontramos despidiéndonos de una persona que se encuentra al final de su vida aunque muchas veces no nos pueda contestar, puede escucharnos.

Puede que sea el último momento que estemos con nuestro ser querido así que podemos aprovechar esa entrada a la habitación a hablarle, le explicaremos qué vamos a hacer (Ej: ponerle medicación si está en casa y soy la persona que me encargo de su cuidado), decirle que puede estar tranquil@, que toda la familia está a su lado aunque no puedan estar allí con él o ella…

3. TÚ ERES LA FAMILIA. Cárgate de toda la fuerza del resto de la familia y transmíteselo así a la persona enferma así como al resto de los familiares que no vayan a poder estar en esa despedida presencial con vuestro ser querido. Si es posible que otro familiar te acompañe hasta el exterior (del hospital o residencia) y te pueda esperar a la salida.

4. Comunicación con tu ser querido: puedes decirle que imagine que están a su lado sus seres queridos, que todos le sonríen, le mandan besos…otra opción tan válida es el SILENCIO que acompaña y acoge también a la persona que está en esa situación. Mientras estás a su lado puedes poner tu palma de la mano en contacto con tu cuerpo-corazón, o darte un abrazo a ti mismo…

5. También es importante el “dar permiso” al ser querido para marchar y transmitir mensajes de tranquilidad.

6. En ese momento puede ser útil para el resto de familiares que no pueden acompañaros en la habitación, un pequeño ritual de contacto: eligiendo un lugar de la casa donde puedan estar tranquilos, contemplando una foto familiar, o lo que hay tras la ventana…

7. Mientras que dure la espera hasta el final puede ayudaros el mantener contacto entre los familiares.

8. Sé consciente y permítete las emociones asociadas al proceso que estás viviendo. Es normal que sientas tristeza, rabia e impotencia.

9. Elabora algo que puedas dejar con la persona fallecida. Una carta de despedida o algún objeto importante para ambos.

 

EN EL DUELO:

1. Como bien explica la psicóloga Marisa Magaña, lo más importante es ser conscientes de que el
rito de la despedida es importante para el que sigue vivo no para el que fallece. Muchas
veces ponemos la importancia en el fallecido cuando la importancia es para el que necesita
realizar el cierre y despedida.

2. Permítete llorar lo que necesites. Tómate un tiempo en el día para poder pensar en la persona
que has perdido y lo que significa para ti.

3. Es normal y habitual que aparezcan sentimientos de culpa por no haber podido estar a su
lado en estos momentos finales. Sé muy consciente de que las limitaciones las ha puesto la
crisis sanitaria y que no dependía de ti.

4. Si ahora debido a las circunstancias no podemos homenajear al fallecido se puede hacer
más adelante. El recuerdo y las manifestaciones de amor estarán presentes en muchos
momentos donde la familia puede tener presente al ser querido.

5. Ser conscientes de las limitaciones que nos impone esta crisis sanitaria. Es una crisis a
nivel mundial.

6. No es obligatoria la incineración, se permite la sepultura.

7. Es importante sentir que estamos conectados aunque sea de manera virtual por
videoconferencias o por grupos de Whatsapp. Expresa tu pena y tu dolor con personas de
confianza.

8. Pide ayuda, reconócete vulnerable. Si ves que no estás pudiendo elaborar esto, no temas
mostrar tu fragilidad. Son momentos muy duros debido a la situación de pandemia global y a tu
situación de duelo particular. Existen iniciativas y centros de escucha que te pueden ayudar.

9. No te olvides que, si hay niños pequeños, ellos, al igual que tú, necesitan compartir el dolor
y las emociones. Lo más importante es la seguridad que da el amor de personas que le
sostienen y les explican las cosas para que las entiendan.

× ¿Cómo puedo ayudarte?